Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

La deserción estudiantil es un problema que afecta tanto a colegios como a universidades en todo el mundo. Aunque en algunas regiones el porcentaje varía, se estima que a nivel mundial uno de cada cinco estudiantes en su primer año abandonan una institución educativa, esto impacta en la reputación de las organizaciones.

En Estados Unidos, el  Instituto de Política de Educación realizó un estudio, demostrando que el impacto de la deserción escolar en colegios y universidades en los costos fue de $16,5 mil millones de dólares en 2012. En promedio $9,9 millones de dólares de ingresos perdidos en las instituciones. Este fenómeno es similar en otras latitudes.

¿Cómo frenar este problema?

La analítica es una gran aliada a la hora de mejorar las estrategias contra la deserción. Sin embargo, para descubrir todo su poder es necesario entender los factores que influyen en un estudiante a la hora de tomar la decisión de abandonar una institución educativa.

Un gran factor está en el ámbito académico. Los estudiantes frecuentemente se sienten frustrados o incapaces de enfrentar una asignatura, un semestre o un año escolar, si este sentimiento aumenta lo hace igual la probabilidad de desertar. Por otra parte, la carga financiera por el costo de asistir a clases ha aumentado, lo que constituye otro factor para desertar. Asimismo, los problemas de salud pueden impulsar la decisión de no volver a clases.

Aquí entran en juego los datos y el análisis de ellos. Las instituciones de educación pueden obtener una visión completa de los estudiantes recopilando sus datos y analizándolos para determinar quién puede estar en riesgo de desertar. Una vez, se identifiquen los factores que influyen en el estudiante, se pueden crear estrategias para abordarlos ya sea a través de asesoría, apoyo financiero o acompañamiento en los servicios de salud.

Este es un proceso que requiere esfuerzo y datos de múltiples fuentes para tener una visión integral del estudiante. Luego, a partir de técnicas analíticas como modelos predictivos se pueden identificar los patrones o tendencias que identifican a los estudiantes en riesgo de deserción. Esta labor no termina allí, se debe hacer una intervención y un posterior seguimiento del progreso del estudiante.

La gestión de los datos es el impulso que necesitan las estrategias para la gestión y la reducción de la deserción escolar, una problemática real que ocurre todos los días. ¿Quieres conocer cómo frenar este problema en tu institución? Contáctanos y descubre cómo implementar analítica para mitigar este riesgo.

X