Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

Big data ha logrado filtrarse en todos los campos de la sociedad, desde los servicios de salud hasta el control de tráfico han experimentado una evolución con el análisis de los datos. Pero ahora, es momento para darle paso a las campañas políticas.

El reto esta vez para las plataformas de análisis esta en restaurar los maltratados puentes que unen la comunidad con sus gobernantes, sin una relación directa entre problemas y soluciones, se prolongará aún más la brecha entre líderes políticos y votantes.

Partiendo de este escenario, visible en la gran mayoría de los países de América Latina, Big data ha logrado entrar con gran fuerza en las campañas políticas de todos  los que aspiran ocupar un cargo de elección popular. El gran atributo de esta unión está conectado a la evolución de las redes sociales y los mecanismos de participación ciudadana ligados a la red. Si bien en los países industrializados como Estados Unidos, Inglaterra, Francia, esta tendencia ya esta posicionada, en nuestro continenten hasta ahora empieza a tomar fuerza.

Solo basta con que los jefes de las campaña y asesores conozcan los atributos de las plataformas de análisis de datos para instaurarlas en su titánica lucha. Anticipar los requerimientos de los electores segmentado su posición por variables geográficas o comportamentales, traza la diferencia entre los candidatos que hacen de los problemas, oportunidades.

No importa la cantidad de los electores, ni el territorio que busquen analizar, las plataformas de análisis han logrado superar por mucho los límites de las firmas consultoras y los de expertos en marketing político. Contar con información sólida para enfocar 100% sus estrategías hacia el electorado, marca la diferencia entre ganar y perder.

REDACCIÓN INFÓRMESE

X