Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

Es turno de conocer cómo las compañías de medicamentos y los grandes laboratorios perfeccionan su desempeño con esta tecnología.

La industria farmacéutica siempre ha liderado una tendencia estructurada, autosuficiente y bastante inteligente en cuanto a desempeño empresarial se refiere.  La fabricación, preparación y comercialización de productos medicinales para el consumo humano, representa una responsabilidad que requiere eliminar a toda costa los cabos sueltos. 

Por esto, todo el desarrollo tecnológico es considerado el socio ideal para los distribuidores de fármacos que desde 1856 y producto un accidente científico le entrega al mundo el primer colorante sintético, dando el punto de partida para la evolución de la química en función de los medicamentos a gran escala; dentro de ellos, la acetofenidina, el paracetamol o el indestronable ácido acetilsalicílico, vendido al mundo con el nombre de ‘Aspirina’.

En la actualidad hay alrededor de 43 grupos farmacológicos, cada uno de ellos con decenas de medicamentos que varían según su fabricante. Con un ritmo vertiginoso, las compañías farmacéuticas han buscado la manera de mejorar sus procesos por su sostenibilidad y la salud de la población. El desarrollo tecnológico enfocado a este sector, cuenta con soluciones de tipo analítico para el control de su producción y para un análisis pertinente de su comportamiento en boticarios o droguerías.

Distribuir de forma inteligente cada medicamento a lo largo de cualquier territorio, considerando su demanda o disminuir los tiempos en la distribución de los mismos eliminando fallas por caducidad o dispensación, esta al alcance de sus manos. En la era del análisis inteligente de los datos, la tecnología más avanzada en esta materia es una necesidad.

Si su compañía se encuentra en este sector y quiere conocer más sobre este tipo de soluciones escríbanos a mercadeo@informese.co

REDACCIÓN INFÓRMESE

X