Nosotros RSE Blog Eventos

 Por: Juan Sebastián Montañez

La inteligencia artificial está revolucionando cada espacio en el que habitualmente interactuamos como seres sociales, más difícil que la misma implementación de esta tecnología será lograr e integrar la aceptación hacia ella. Generar conciencia de los beneficios que trae consigo será una labor más ardua, sin duda alguna, necesitará de tiempo, esfuerzo y acompañamiento de compañías y organizaciones interesadas en un cambio organizacional y estructural centrado en la implementación de la inteligencia artificial a su negocio para la optimización y transformación inteligente.

El especialista de conocimiento de Infórmese Andrés Romero, nos brinda una visión más acertada acerca de la inteligencia artificial y sus repercusiones a futuro en ámbitos como el trabajo, la innovación y su implementación dentro de un mercado competitivo pero reacio a la tecnología.

¿Cómo afecta o afectará la IA a nuestra vida diaria a corto plazo?

A.R: A corto plazo será un tanto complicado, inicialmente, muchos puestos de trabajo se reducirán ya que se van a optimizar y automatizar los trabajos o cargos más operativos, sin embargo esto obligará a los estados, empresas y personas a adquirir nuevas habilidades, eso repercutirá en el mejoramiento de  la calidad de vida, porque la gente podrá aportar desde su conocimiento individual a procesos que mayormente son colectivos.  Esto afecta positivamente a las compañías y a la eficiencia en el servicio que ofrezcan.

¿Y a largo plazo?

A.R: En parte puede ser previsible pero tiene también un espacio de duda, por ejemplo todas las transacciones se volverán netamente tecnológicas, creo que las labores diarias de la gente se verán mucho más rápidas de dos maneras, la primera, es que se acabarán las largas filas y molestas “diligencias” que todos solemos hacer, por otro lado viviremos de una manera más rápida y afanosa.

¿Afectará la Inteligencia Artificial los trabajos menos cualificados y relegará a sus empleados al olvido?

A.R: Es un mito y un miedo, además, esto ya ocurrió y hace mucho. Por ejemplo, la revolución industrial: antes, las personas se dedicaban a tareas absolutamente operativas, manuales y artesanales; con la introducción de las tecnologías de esa época como las máquinas a vapor, uso de carbón, bombilla entre otras, se pensó que muchos trabajadores serían reemplazados y por ende, quedarían sin empleo, esto no ocurrió y al contrario, las personas y las compañías se acoplaron a los adelantos y a los avances que se presentaron por estos adelantos. Lo que está ocurriendo hoy en día es una nueva revolución industrial que ahora es informática, solo que en épocas distintas. La Inteligencia Artificial y las nuevas tecnologías nos brindarán mejor calidad de vida.

¿Hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial? ¿Superará a la inteligencia de los humanos?

A.R: Esto es un debate muy profundo y parte de la base de si esto nos superará o no, está basada en mitos y en ciencia ficción. La Inteligencia Artificial es una tecnología que debe ser programada, es decir, no puede pensar por sí misma, entonces mientras sea susceptible de tener que ser programada, obviamente existirá el elemento de control.

Realmente estamos bastante lejos, las máquinas y su interacción con labores diarias como decía antes, depende en un 100% de nosotros, realmente no lo veo en un futuro cercano.

Dominio del mundo, relegación de la raza humana, y hasta relaciones afectivas con robots son algunos de los mitos más escuchados hoy en día, ¿Llegará a ser real?

A.R: Realmente siguen siendo mitos, si pensamos que están muy cerca, debemos remitirnos a los años 70s y 80s, en esos años se pensaba que para el año 2000 o 2010 tendríamos viajes espaciales  como  en Stark Trek, que colonizaríamos Marte, que tendríamos robots para la servidumbre  y que volveríamos a la luna. Hasta el momento, ninguna de estas predicciones se hizo real,  no descarto las relaciones amorosas con máquinas, en realidad, si lo pensamos, nuestras relaciones se concretan y se realizan por medio de un celular o una computadora, así exista una persona al otro lado, le mostramos toda clase de sentimientos a una máquina. ¿Raro no?

¿Existen adelantos o emprendimientos sobre inteligencia artificial en Colombia?

A.R: Sí, existen, lamentablemente nos vemos en una constante con barreras, podríamos pensar que como en las mayorías de cosas en este país estamos “atrasados”,  afortunadamente y para sorpresa de todos es todo lo contrario. El verdadero problema es que las grandes compañías del país aún están reacias a un cambio de esta magnitud, tecnologías o herramientas en un mercado tan conservador como el colombiano.

La transformación digital y tecnológica no supone la simple implementación de un software que piense por sí mismo, se necesita de la implementación de una transformación profunda a nivel organizacional para poder visibilizar de manera positiva los beneficios que este tipo de tecnología realiza en nuestro día a día, es un cambio cultural más que tecnológico lo que depende que nuestro país sea pionero.

Pero, ¿cómo va Colombia en la implementación e innovación de este tipo de tecnologías?

A.R: La gente no sabe, pero Colombia es pionero en muchos campos, principalmente en  detección de irregularidades; todos sabemos que a diferencia de otros países, Colombia es un caldo de cultivo para temas de corrupción, por ende, se encuentran irregularidades a diario; contratación, pagos, subsidios, licitaciones y gastos, por eso existe la necesidad de estar  a la vanguardia de cada irregularidad, en Colombia esto es un tema bastante relevante y bastante dispendioso para organizaciones y para implementadores de software, gobierno, organizaciones y compañías están sujetas a diario a la implementación y creación de este tipo de alternativas.

88 % de las empresas esperan que la computación cognitiva desempeñe un papel importante en el futuro de su negocio. ¿Cómo va Colombia en la marcha de implementación de la Inteligencia Artificial?

A.R: Va bien pero hay un peligro; las personas y las empresas, quieren correr sin siquiera haber aprendido a datear, entonces, cuando ya hablamos de análisis cognitivo sin haber aprendido a hacer análisis descriptivo, ni análisis  predictivo, las empresas tienen un problema bastante grande.

Realmente  las empresas y organizaciones no podrán sacar un provecho real a un proyecto que se quiera implementar, precisamente, se espera tener unas dualidades que son muy específicas sin haber hecho un cambio anticipado, a veces, las empresas quieren realizar un análisis pero no hacen cambios organizacionales para tener implementado un análisis predictivo, así, difícilmente va poder llegar a algo cognitivo.

¿Las compañías que no se ajusten a la Inteligencia Artificial o a las tecnologías que sean tendencia estarán destinadas a desaparecer?

A.R: No van a desaparecer pero si se regalan a sí mismas, por ejemplo, ¿Dónde puedo conseguir una tienda para alquilar películas hoy en día? tal vez podré conseguir una videoteca en el centro de Bogotá, pero en realidad si lo vemos, los  gigantes del alquiler de películas como Blackbuster desaparecieron por plataformas como Netflix. Las compañías deben o deberán subirse en el bus de la tecnología, si se quedan atrás no podrán sobrevivir al mercado.

La relación entre las máquinas y las personas traen consigo un desconocimiento y aveces, un resentimiento ¿cómo podrían las empresas para generar empatía y confianza entre máquina y cliente?

A.R: Todo evoluciona, básicamente cuando los clientes poseen un mejoramiento del servicio y un mejoramiento en la agilidad del mismo sin tener que perder tiempo o hacer trámites dispendiosos e interminables, inmediatamente se generará una relación por así decirlo de “compadrazgo”,  e inevitablemente la Inteligencia Artificial se venderá como pan caliente y de esta manera la gente se moverá hacia ella.

¿Cuál sería el consejo para una empresa que no está en el radar de la Inteligencia Artificial ni de las nuevas tecnologías?

A.R:Realmente el tiempo definirá todo, cuando las empresas se den cuenta de cómo están su competencia se darán cuenta de lo que realmente deben hacer: Implementar la Inteligencia Artificial y las nuevas tecnologías o quedarse relegadas en un mercado absolutamente competitivo e inestable que obliga a el uso de tecnología.

El gobierno y los estudiantes fijaron un aumento histórico en el alza de la educación pública, $4 billones en 4 años se inyectarán a universidades públicas y entidades como colciencias y el MinTic. Deberían invertir en investigaciones para Inteligencia artificial? ¿Es viable y generaría un retorno a la inversión para el país y la modernización del mercado?

A.R: En este momento existen iniciativas del MinTic para formar personas que puedan manejar, programar, reparar y medir las acciones de la Inteligencia Artificial, no importa cuál sea el nivel de educación, lo importante es enseñar la implementación de la ciencia de datos a las labores diarias, por otro lado, Colciencias tendrá la labor investigativa; esta, debe ser la parte más coyuntural de todo lo que se está realizando, es fundamental para la implementación y la aprobación de la tecnología en distintos sectores de la sociedad. La meta debe ser formar científicos de datos  de manera responsable, práctica y de calidad.

Leave a Reply

X