Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

En un mercado que se transforma constantemente es necesario que las empresas y organizaciones tomen decisiones oportunas para mejorar y lograr sus objetivos.   En este camino, las diferentes vertientes de la analítica se convierten en aliadas estratégicas para el desarrollo exitoso de proyectos.

Entre la analítica descriptiva, prescriptiva, predictiva y cognitiva existen diferencias, usos, ventajas y beneficios que se alinean a los objetivos de las organizaciones que las implementen.

 ¿En qué consiste cada estado de la analítica?

  1. Analítica descriptiva:

Este tipo de analítica permite conocer las características de diversos fenómenos de interés, entendiendo el histórico de datos.  Estos análisis indagan en el pasado para entender indicadores clave, patrones, contextos y tendencias que pueden haber pasado desapercibidos para los tomadores de decisiones.

El gran beneficio de estos análisis es que, a través de técnicas estadísticas, permiten visualizar datos e identificar medidas de tendencia para encontrar insights de una manera más sencilla para las organizaciones.

  1. Analítica predictiva:

Está basada en métodos avanzados como la minería de datos, análisis estadístico paramétrico y machine learning que permiten crear modelos de pronóstico y de probabilidad de ocurrencia de un evento para guiar la toma de decisiones. De esta forma, los análisis proveen un grado de confianza en cuanto a los escenarios posibles. Aunque los resultados son favorables para las organizaciones, hay que tener cuidado con la expectativa de precisión de los mismos ya que en el éxito de las predicciones intervienen  factores como el contexto o la calidad de los datos.

El beneficio que ofrece para las organizaciones está en obtener predicciones que evalúan la propensión a un comportamiento o situación. Este conocimiento se puede aplicar por ejemplo para evitar la deserción de clientes de alto valor, fortalecer las estrategias de cross selling y up selling o la prevención del fraude.

  1. Analítica prescriptiva:

A través de técnicas de simulación y optimización, la analítica prescriptiva permite detectar las mejores alternativas dentro una gama de posibilidades y señala los caminos para alcanzar los objetivos organizacionales de manera óptima.

Estos análisis determinan la incidencia de variables, restricciones, elementos clave de los procesos para buscar los mejores resultados factibles. De esta forma, los beneficios que ofrecen son la optimización de recursos, reducción de desperdicios, costos, tiempos y un direccionamiento clave para atender problemáticas puntuales al nivel de operaciones. Así, sus aplicaciones se ven reflejadas en los ciclos de producción, el manejo de inventarios y horarios de distribución, entre otros.

  1. Analítica cognitiva:

Este tipo de analítica complementa los anteriores estados y se basa en el aprendizaje con lenguaje natural. De allí surgen capacidades  de interpretar imágenes, sonidos, voces, textos y sentimientos. Es así como se busca que, de forma natural tal como aprenden los humanos, las tecnologías tengan la habilidad de aprender, razonar y determinar escenarios que respondan a una necesidad.

La analítica cognitiva no reemplaza el conocimiento humano, pues estas tecnologías requieren un experto que entregue información relevante y de calidad para generar conocimiento, actuando como curador de contenidos para que el sistema cognitivo pueda ingerir la información y aprenda a partir de esta, mediante diversas iteraciones de preguntas, respuestas y ajuste con base a los aciertos.

Las aplicaciones de estos análisis van desde la medicina, en estudios de tratamientos; servicio al cliente, en mercadeo; diseños de productos, como medicamentos o servicios de asesoría; en educación, para encontrar caminos de aprendizaje y disminuir la deserción; hasta el análisis de composiciones musicales y los sentimientos que generan.

La analítica abre un camino para apoyar al hombre a resolver problemáticas. Sin embargo, el valor agregado no emerge de la tecnología, sino de las personas.  Por ello, no basta con tener datos que se acumulan en la organización para generar información, decisiones y acciones, también es importante el acompañamiento de un equipo de consultores y expertos que trabajando en conjunto con las personas de las organizaciones, les ayuden a avanzar en su camino analítico para convertirse en competidores en la materia.

 

 

Autor invitado:

Juan Carlos Olarte.

Director de servicios profesionales.

X