Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

Las instituciones educativas cuentan con una enorme cantidad de datos que, al analizarlos,  son el potencial para crear mejores programas académicos, alineados a las necesidades, intereses y procesos de los estudiantes. En conjunto con el proceso de enseñanza, la analítica abre una puerta para la transformación de la educación y del aprendizaje.

¿Cómo tomar mejores decisiones frente a los cambios curriculares?

Conoce estos consejos:

1.Integrar los datos

En la mayoría de los casos, la información del estudiante, la gestión del aprendizaje y la información administrativa se encuentran en repositorios diferentes. En ellos existen datos valiosos como la información demográfica, evaluaciones o el rendimiento académico, que al analizarlos e integrarlos revelan insights valiosos.

2. Llevar los datos a la visualización

Presentar gráficamente los resultados del análisis de datos hace que sea más fácil comprender su significado. Con las herramientas de visualización se pueden observar datos claves como logros, evaluaciones, intereses para interactuar con la información durante las reuniones de planificación. De esta forma, se obtienen datos en tiempo real para argumentar las decisiones.

3. Adaptar el aprendizaje

La idea de adaptar  la forma de enseñar es que un estudiante pase por un conjunto de actividades para aprender los conceptos básicos, a menudo de forma similar a un juego. Al contar con herramientas que permitan recopilar datos sobre las interacciones de los estudiantes a lo largo de las clases, se pueden evaluar los resultados para ajustar la dificultad de las lecciones para mejorar el rendimiento de los estudiantes.

Un enfoque basado en el análisis de datos puede ayudar a los colegios y universidades a construir un mejor sistema educativo. Conoce los beneficios de incluir analítica en tus procesos. Contáctanos.

X