Nosotros Trabaje con nosotros RSE Blog Eventos

El mercado está compuesto por una gran cantidad de clientes y posibles compradores o consumidores de productos o servicios.  Por eso, las organizaciones deben seleccionar de una manera precisa los grupos de clientes a los que quieren llegar.  Es decir, grupos de personas que comparten características y necesidades, así las ofertas se crean de forma diferenciada y adaptada para cada uno de ellos.

Una segmentación incorrecta lleva a que los clientes reciban información poco oportuna, lo que se traduce en una mala experiencia. Algunas herramientas o personas encargadas de la tarea, construyen los perfiles errónamente al no sincronizar detalles sobre los intereses actuales de sus consumidores.

La clave está en los datos

El flujo de datos internos y externos, requiere que las compañías lo aprovechen para realizar campañas de mercadeo bien dirigidas. Los mensajes deben ser relevantes, por el canal preciso y en el momento adecuado. Para ello, no basta con crear ofertas  que respondan a intereses del pasado de los clientes,  se deben tener en cuenta aspectos como la etapa de vida en la que se encuentran, los acontecimientos importantes, las tendencias sociales, personas influyentes, los tipos de personalidad, preferencias de canal, los sentimientos, afinidades, gustos, entre otros detalles.

La segmentación de los consumidores y clientes ya no se basa en unos pocos atributos descriptivos que se desactualizan con el tiempo.Ahora, el proceso es mucho más complejo, dinámico y más parecido a un organismo vivo. Hoy en día, las organizaciones pueden acceder a información sobre los consumidores desde una gran cantidad de fuentes y tipos de datos que permiten la segmentación mucho más detallada llegando a descripciones sobre la personalidad o con información geoespacial.

¡No hay excusas! Muchas organizaciones están aprovechando su información para crear productos diferenciados, optimizar su inventario según los productos más demandados, ajustar los precios correctamente y aumentar sus ingresos a través de múltiples canales.

El cliente es el centro

En la planificación sus actividades comerciales, convierta a su cliente en el centro.  La analítica cognitiva permite que las organizaciones aprovechen información valiosa de los consumidores y los insights del mercado para tomar mejores decisiones. Así, pueden crear y enriquecer los perfiles de los clientes, medir sus sentimientos y mejorar la previsión de la demanda de productos ajustando sus estrategias según los intereses de sus clientes.

Convierta la segmentación analítica de sus clientes en un eje de sus estrategias. Conozca cómo podemos ayudarlo a alcanzar el éxito.

 

X